Carlos Fabra Marín

Nacido el Viernes, 1 de Enero de 1904 a las 00:00

Imagen de Fabra aperecida en la portada del ABCCarlos Fabra Marín fue un chellino que alcanzó el grado de mito popular en el comienzo de la Guerra Civil Española en el cuartel de zapadores .

Nació en Chella  en 1904 en el seno de una familia numerosa. Fabra quedó huérfano en su niñez y tuvo su ocupación en las tareas del campo y como ayudante de cartero pero pronto, a los 16 años, comenzó su carrera militar. Sirvió en el cuartel de montaña de Madrid y posteriormente destinado a Melilla durante 10 años llegando al rango de sargento.

En 1931 volvió para casarse y se llevó a su mujer de viaje de novios a Madrid donde había prometido a su esposa que le enseñaría el cambio de la guardia, pero en lugar de eso, asistieron al cambio de gobierno proclamándose la segunda República. Más tarde fue destinado en el cuartel de zapadores minadores nº3 ubicado en Paterna.

Con la sublevación militar del 17 y 18 de Julio de 1936, España quedó dividida entre las zonas controladas por los republicanos y las controladas por los nacionalistas. Valencia resistió la primera sublevación y con ella, el cuartel de Paterna en el que estaba destinado el sargento Fabra.

Los jefes y oficiales de dicho cuartel planearon dar un golpe militar y rendir la ciudad de Valencia para la sublevación dirigida por los Generales Mola y Franco. Habían fijado la fecha del 30 de Abril  para llevar a cabo sus planes pero en la tarde del día anterior, el chellino Carlos Fabra, escribió su nombre en la historia.

Consciente del inminente alzamiento del cuartel de zapadores, se infiltró en el cuartel sigilosamente mandando formar a los hombres. Según Agustín Pallás, tambor del regimiento que estaba aquella noche de imaginaria, les contó a los soldados que el mando estaba apunto de sublevar al regimiento y que su misión era en nombre del legítimo gobierno evitarlo si era posible. Acto seguido pidió cinco voluntarios. Todos los hombres allí formados dieron un paso al frente.

Todo el pelotón, debidamente armado, se dirigió al cuarto de banderas donde tras desarmar al soldado de guardia, sorprendieron a la plana mayor y donde se produjo un tiroteo saldándose con 3 muertos y varios heridos. Los sublevados fueron desarmados y detenidos.

Tras este enfrentamiento, abrieron las puertas del cuartel para que la milicia y la población de Paterna lo tomaran . Este acto se realizó sin disparar ni un tiro.

El héroe chellino fue condecorado por su hazaña y ascendido al grado de capitán en un acto que presidió el General Miaja.Fabra junto al General Miaja y

El periodico “La Voz” publicaba en Agosto del mismo año una entrevista al capitán:

[…]Yo no soy un demagogo; ni puedo serlo. Por mi formación, por mi sentido militar y por mi manera de ser. Yo soy un hombre de orden y disciplina. Porque me prohibía mi condición castrense estar enrolado en ningún partido político, no lo estuve nunca. Pero claro es, ello no ahogaba dentro de mi un amor infinito a la República, una inclinación a la extrema izquierda, un deseo de una España de nueva estructura y de amplios horizontes de democracia y libertad

Por todo ello he luchado, lucho y lucharé. No hice estos días pasados más que cumplir con mi deber ciudadano, seguir la voluntad del pueblo, que está por encima de cualquier otra consideración y respeto.

Disciplina, orden, respeto a la ley; deseo que esta ley sea fecunda y beneficiosa para mi España; lealtad al Gobierno, decisión para pedir y exigir que todos cumplan con su deber; esa fue siempre mi postura y esto fue lo que me llevó o obrar como lo hice.

Tal actitud mía ha provocado -seria inútil y embustero negarlo- una reacción cordial del pueblo valenciano hacia mi persona. Yo lo acepto como estimulo para el sagrado cumplimiento del poder.

Creo que España necesita estructurar y canalizar este inevitable y fecundo movimiento revolucionario, provocado como saludable revulsivo por lo horrendo de la actitud fascista. Ninguna ley me parecerá audaz ni excesivamente avanzada con tal de que sea tal ley. Nado, me asusta ni me coarta si lo que se hace o ha de hacerse es con razón y se logra disciplinada y ordenadamente y se ajusta a los derechos del pueblo,

Considero excelente la frase puesta en circulación hace pocos días. “Todos los fusiles, para el frente” “En la retaguardia las pistolas vigilantes.” Y aun más que las pistolas la voluntad, la decisión, la energía personal, que evite los disparos e imponga por la razón lo que sea justo y preciso.

En estos momentos de sacrificio, cuando el pueblo se bate con generosidad y entusiasmo en los campos de batalla, el pueblo que está a la retaguardia tiene que aceptar toda suerte de sacrificios -que por otra parte serian mínimas compensaciones-, y entre ellos el de ajustarse a las realidades del instante, que no hay duda de que son durísimas.[…]

Fabra junto a otros cargos militaresUn año antes de la caída de la segunda República, Fabra envió a su familia al sur de Francia para reunirse con ellos un año después tomando el último avión que salía de Alicante a Francia.

En 1940, en el marco de la segunda guerra mundial, Alemania invadió Francia consiguiendo que el gobierno francés capitulara en poco más de un mes. Fabra fue detenido e internado en el campo de presos políticos de Vernet d’Ariege, al sur de Francia para posteriormente enviarlo en uno de los llamados “trenes de la muerte” a otro campo en Alemania. Durante el viaje consiguió evadirse en la estación de Burdeos ayudado por un militar alemán anti-nazi.

Se reencontró con su familia en Narbonne donde mantuvo contactos afectivos y políticos con importantes personalidades desde el exilio y ayudó a multitud de emigrantes españoles, entre ellos a muchos chellinos, que buscaban trabajo en el extranjero.

Volvió a España clandestinamente para unirse al movimiento antifranquista pero regresó a Francia donde murió en Saint-Denis en julio de 1970. Cinco años antes de que muriese Franco.

En 1986, con motivo del 50 aniversario de la guerra civil, a instancias de su hija, Leonor Fabra, los restos del Capitán fueron repatriados a Chella donde se le hizo un homenaje y se le dedicó una calle.

 

Rafael Fayos Jordán
Fuentes: Diario ABC, Diario La Voz, Diario Crónica,
 profesionalespcm.org y sbhac.net