Historia

Al tratarse de una población pequeña con poco interés para la comunidad científica, no existen estudios exhaustivos que muestren con exactitud cual fue la primera civilización en asentarse en el término de Chella. No obstante, se conservan vestigios de distintas épocas que pueden revelar indicios de las mismas.

Prehistoria

Puntas de flecha halladas en el barranco del Lobo Pese a que Chella fue fundada como una alquería musulmana, se sabe por muchos restos y descubrimientos que no fueron estos los primeros en colonizar el término. Para ser exactos, existe una zona muy alejada del núcleo urbano conocida como "El Barranco del Lobo", aquí se han encontrado multitud de pruebas de que los pobladores más antiguos que se establecieron dentro de los límites de esta población lo hicieron en la Edad Media de la Piedra también conocida como Mesolítico. Numerosas puntas de flechas, hachas, cuentas de collar hechas con sílex revelan la existencia de pobladores entre el 10000 adC y el 5000 adC.

Los restos también indican que las tierras chellinas fueron el hogar para posteriores asentamientos datados en la edad de los metales (2.500 adC). Fuera de esta zona, en menor medida, también han sido encontrados restos de la cultura íbera en "Los Secanos Altos" y otros pertenecientes al Eneolítico o Edad del Cobre en unas covachas cercanas a la Casa de Fulgencio en Los Antiguos Baños

Restos Romanos

Tambien existen pruebas de asentamientos romanos en algunas partes de Chella, como así demuestran monedas y vasijas encontradas o los restos de una antigua granja romana en la Casa de Fulgencio . Además, se han encontrado evidencias de la presencia de una fábrica de acuñación de monedas falsas romanas.

Al-Ándalus

Calle Iglesia Vieja Se cree que el emplazamiento actual del núcleo urbano de Chella se debe a la construcción de una Alquería Islámica (del árabe Al-garya, que significa "El poblado pequeño".) en lo que actualmente se conoce como la plaza de la iglesia vieja. Según esta información es después de la conquista musulmana, durante los años 711 al 716, cuando fue fundada Chella. Se conserva una parte de lo que fue el muro de la mezquita con una hornacina que actualmente contiene una figura de la Virgen de Gracia.

También debemos el nombre a estos pobladores, de hecho existe en Maruecos una necrópolis situada en el exterior de los muros de Rabat que antaño, fue una ciudad fundada por los romanos con el mismo nombre. Estudios recientes realizados por José Javier Albert Barrajón revelan que el nombre de nuestra localidad es de origen fenicio y etimológicamente significa "Manantial". De esta civilización, se conservan las "Cuevas del turco", una serie de covachas excavadas en la roca cuyo acceso es imposible si se carece de los medios necesarios. Según los estudios de Agustí Ribera, como en otros lugares, pudieron utilizarse como graneros pero su principal función sería la de "última defensa" en caso de ataque ya que debido a la orografía del terreno y la construcción de las mismas sería imposible descubrir a simple vista si alguien se oculta allí . Están ubicadas en las proximidades de "El Salto".

Reconquista

Durante la Reconquista de Jaime I en 1250, los moros que permanecian en Chella se rindieron ante él y la alquería fue donada por Jaime a Pere Dovit, aunque más tarde se reintegraría a la corona. En 1341, Pedro IV de Aragón la cedió a Tomás de Ulmis pasando en 1356 al Conde de Denia que la vende en 1382 a Pedro Escintelles y este a su vez a Alfonso, duque de Gandía.

A la muerte de Alfonso, Chella vuelve a formar parte de la corona pero no tardaría en regresar a manos de los duques de Gandía y a los condes de Oliva. En el siglo XVI pasó a ser posesión de los Borja. Los moriscos residentes se sublevaron durante la rebelión de las Alpujarras (1568 a 1571) durante el reinado de Felipe II. En 1571, fueron vencidos y expulsados. Nuevos moros leales repoblaron el municipio pero también lo abandonarían en 1609 durante la expulsión de los Moriscos decretada por Felipe III en 1609. Chella quedaría abandonada durante dos años con 90 casas construidas, ese podría haber sido el final de la población.

Repoblación

Iglesia Virgen de Gracia En 1611, vasallos de Carlos de Borja llegan a Chella para reconstruirla y asentarse como sus nuevos pobladores. Ese mismo año, el 11 de Julio es redactada la carta de población que hace oficial la fundación del pueblo como tal siendo sus nuevos vecinos "Llobregat, Granero, García, Esparza, Palop, etc...". Así pues, Chella tiene ya 406 años de historia y cultura propias. En 1646 contaba ya con 208 habitantes pasando a manos del marques de Bélgida, último señor de Chella.

Tras la muerte de Carlos II, durante la guerra de sucesión, Chella dejo de ser parte de la gobernación de Játiva que habia tomado partido por el Archiduque Carlos de Austria sufriendo duros asedios por parte de las tropas borbónicas, pasando a formar parte del corregimiento de Montesa junto con Anna, Enguera y Estubeny.

A las 6:15 de la mañana del 23 de Marzo de 1748, un seismo de magnitud IX de epicentro localizado en Montesa azotaría toda la zona destruyendo en Chella la iglesia vieja

En ese momento experimentaría un gran crecimiento económico, agrícola y demográfico propiciado por el hallazgo de la mina del Abrullador, un nacimiento de agua que serviría para regadío y consumo convirtiendo las huertas de secano. En 1763 se acaba la construcción de la Iglesia acelerada por la destrucción de la antigua 15 años antes. De estilo neoclásico con cruz latina, su campanario tiene las esquinas orientadas a los puntos cardinales y su primera campana, la María de Gracia datada en 1789 aun se conserva en la actualidad. Chella contaba ya con 612 vecinos.

En el Siglo XIX, desaparecen los señoríos territoriales fundándose, como en el resto de pueblos españoles, un ayuntamiento independiente para autogobernarse. Para el año 1840, la población alcanzaba ya los 1200 habitantes.

Época Moderna sXX

Carlos Fabra junto con el General Miaja y La Pasionaria Durante la restauración borbónica, en Chella, como en tantos otros sitios, cambió la estructura social agrícola estableciéndose los pequeños y medianos propietarios y los jornaleros propiciando la aparición del caciquismo. En 1900 nuestro pueblo contaba ya con 2706 habitantes y en los años posteriore llegaría a superar los 3000. Una época de bandoleros y "roders" en la que Chella vio como se formaba la figura del "Chato", un bandolero al servicio del caciquismo y que ejecutó varios asesinatos a figuras de gran influencia o poder. Fue abatido a tiros por 25 miembros de la Guardia Civil en el término de Anna en 1904, después de tenerlos en jaque durante mucho tiempo.

En esa misma época, la filoxera se propagó por toda la zona acabando con los cultivos de viña y la producción de vino del pueblo, propiciando en gran medida la emigración a Argentina de muchos chellinos. Muchos de ellos se quedaron allí, formaron familias y a día de hoy una parte importante de sus descendientes se han puesto en contacto con sus familiares en Chella aprovechando la extensión de las nuevas tecnologías como Internet.

Con la salida de España de Alfonso XIII y el establecimiento de la segunda república, surgió otra figura chellina al servicio de la democracia. El Sargento Carlos Fabra Martín que abortó en 1936 en Paterna una rebelión militar de fascistas cuyo objetivo era poner el cuartel a disposición de la trama golpista al mando de los generales Mola y Franco razón por la que fue condecorado pocos días después. El Sargento tuvo que exiliarse a Francia en 1938 a consecuencia de la derrota ante las tropas franquistas donde fue detenido pocos años después por las tropas alemanas que invadieron Francia durante la segunda guerra mundial. Fabra escapó de un campo de concentración y se reunió con su familia en Narbonne, desde entonces ayudó a muchos chellinos que emigraron por causas económicas a finales de los 50 y durante los 60. Falleció en 1970.

Con la reinstauración de la democracia y la vuelta de los emigrantes la economía chellina se reactivó aunque gran parte de la agricultura cambió a favor de la construcción y los servicios. Una gran parte de la economía era sumergida con la elaboración de los famosos puros caliqueños de Chella, una actividad muy perseguida por la guardia civil.

En la actualidad la población está aumentando a consecuencia de la inmigración de países del este, del Magreb y Gran Bretaña y cuenta ya con 2807 vecinos según datos de 2009.