El Abrullador

A mediados del siglo XVIII se descubrió un manantial de agua a pocos kilómetros del núcleo urbano, hasta entonces el agua de regadío y de consumo no era un recurso abundante y Chella esba muy limitada. Con este hallazgo, se propició que la localidad pudiera expandirse económica, agricola y demográficamente al haber encontrado una fuente abundante de agua para regadío y consumo. Para elló se excavó en la pared de la roca un tunel que permitiría acceder al recurso de una forma cómoda e incluso en época de sequía. Este tunel fue ampliado y reformado en años posteriores.

Para el aprovechamiento del nacimiento se construyó una acequia de más de 3 Km que lo conectaba con el pueblo, esta, es conocida como la "Sequia Madre" ya que de ella parte el entramado de acequias que llevan el agua a todas las zonas de regadío de Chella.

En los últimos años se ha remodelado el entorno convirtiendolo en un lugar turístico de grán valor donde han sido construidas barbacoas, bancos, fuentes y aseos que los visitantes pueden aprovechar para pasar sus vacaciones. Además es el punto final de la ruta de senderismo PR-V 113 de 4,2 Km, de dificultad fácil, un tiempo estimado de 1 hora y 20 minutos y un desnivel de más de 100 metros localizado sobre todo en su fase final. Esta ruta atraviesa enclaves de gran belleza y valor paisajístico como el "Gorgo Catalán" en Anna, una Vereda Real, "Las Simas" de Chella, "La Fuente" y "La Playa Salvaje" para terminar en el Abrullador.