La Fuente

Este hermoso paraje debe su nombre a la histórica fuente que permanece allí desde hace muchísimos años. Los más ancianos del pueblo no recuerdan haber visto jamás esta fuente seca siendo un punto de encuentro de mayores y jóvenes del pueblo. Ha sido testigo mudo del paso de generaciones e incluso del primer intento de crimen del famoso "Chato" de Chella.

Esta fuente tiene tres caños, motivo por el cual también es conocida como la "fuente de los tres chorros" y sus aguas limpias y puras atraen a muchas personas de Chella y forasteras para llenar sus garrafas y consumirlas en sus hogares. Incluso, es un agua muy recomendable para peceras.

En 1884 este emblemático paraje sufrió su primera remodelación plantándose entonces los chopos que hoy crecen a su vera tremendamente altos y frondosos, allí se abrió un bar con pista de patinaje que hacía las veces de discoteca para los jóvenes, en los calurosos días de verano, los mayores se reunían allí en busca de agua y aire fresco a la sombra de los chopos, por este motivo también es conocida como la "fuente de los chopos" y además contaba con columpios y otros juegos infantiles convirtiendose en punto de encuentro multigeneracional.

Más recientemente una segunda reforma se acometió en el paraje ampliandolo considerablemente hasta el margen del río Sellent dotándolo de un pequeño estanque, una zona de juegos infantiles, un campo deportivo polivalente, aseos, un escenario para eventos y un paseo con bancos que lo cruza de parte a parte con unas fabulosas vistas del Rio y el entorno. En La Fuente se celebran conciertos, encuentros deportivos y diversos festejos siendo un enclave fundamental en Chella. También se construyó posteriormente unas escaleras que comunican este paraje situado en la parte más baja del pueblo con la Peña, en lo más alto.