Las Cuevas del Turco

Las cuevas del turco están situadas a poco más de medio kilómetro del núcleo urbano bajando por "La Fuente" y a unos 200 metros después de pasar la depuradora. Fueron creadas en la época de Al-Ándalus entre los años 711 y 716 por la población árabe que fundó el pueblo como alquería musulmana. Existen otras cuevas similares en Bocairent y Ontinyent

Son un conjunto de entre 15 y 20 covachas excavadas en la pared a gran altura de forma que su acceso es prácticamente imposible sin los medios necesarios. Las investigaciones realizadas por Agustí Ribera desvelan que estas cuevas pudieron ser construidas con la finalidad de defensa en caso de emergencia grave. Su estrecha entrada (casi ventanas) se curva en los primeros metros hacia un lado de forma que a cualquier observador externo le es imposible saber si hay alguien dentro de ellas. Su acceso se hacía mediante cuerdas que, una vez recogidas, imposibilitaban subir a cualquiera ya que la más baja estaba a más de 10 metros desde la base de la pared.

En caso de Guerra los habitantes podían recurrir a las cuevas y permanecer escondidos durante días sin que nadie percibiese su presencia. Algunas de las cuevas están comunicadas pero debido al paso del tiempo y la erosión es imposible saber cuales de las cuevas fueron creadas con pasos que permitían acceder de una a otra o en cuales la pared o el techo se ha derrumbado por desgaste.